DURAZNOS con HELADO

Recuerdo perfecto los dos mejores duraznos de mi vida.
Y por eso creo o me atrevo a decir que el durazno es de mis frutas preferidas.

El mejor durazno de mi vida me lo comí chiquita, aprendiendo a andar en bici, afuera de mi casa.
Mi mamá me dio un durazno y una servilleta como en forma de “break”, yo estaba cansada pero feliz.
Medio desesperada y medio frustrada porque todavía no podía andar en bici tan bien pero emocionada. Porque era una tarde deliciosa de familia y porque sabía que si no me rendía, iba a lograr andar en bici pronto.
El durazno me supo a gloria.
Estaba enorme y en cuanto le di la primera mordida ya saben… el jugo salió escurriendo a mi brazo y tuve que usar la servilleta.
yum.

En fin, esta temporada de duraznos deliciosos es perfecta para este postre.
Es un postre fresco y ligero, sabe a verano.

Les dejo la receta.

PARA HACER EL HELADO DE PLÁTANO:

  1. Corta 3 plátanos en cachitos pequeños y congélalos con anticipación.
  2. Cuando los plátanos estén congelados, ponlos en un procesador de alimentos con 2 cditas de canela en polvo y 1/2 T de leche vegetal.
  3. Procesa todo hasta obtener consistencia de helado. Sé paciente y usa una palita. 🙂
  4. Guarda el helado en el conge. Si no vas a usarla en ese momento, agrega 1 Cda de miel de maple pura (esto va a ayudar la consistencia a que no se congele tanto ni se formen hielitos)

PARA EL CRUMBLE TIPO PRALINÉ:


1. Súper fácil, pon en un procesador de alimentos 1 puñito de avellana tostada sin cáscara, 1 puño de nuez, 1 puño de almendra fileteada, 1 puño o 1/4 T de harina de coco o de avena y 6 dátiles medjool, 1 cdita de extracto de vainilla pura, 2cditas de canela y 2cditas cdita de cadamomo.

2. Procesa todo hasta que quede como polvito o una mezcla arenosa.
Si queda muy húmedo. agrega un poco más de harina y nuez.

PARA LOS DURAZNOS:

  1. Para hacer un caramelo, en una ollita pequeña, pon 1 Cda de crema de almendra, 1 1/2 cdita de aceite de coco y 1 cdita de miel de maple. Derrite todos los ingredientes en la ollita a fuego bajo, mezclando continuamente.
  2. Con una brocha de cocina esparce el caramelo en los duraznos partidos a la mitad.
    Aquí hay dos opciones: puedes meterlos al horno, o usar un sartén tipo grill.
    Yo usé un grill porque quería que los duraznos no estuvieran cocidos del todo y que continuaran frescos. Pero si lo prefieres, en el horno saben deliciosos.
  3. Si los haces en el horno, parte los duraznos en mitades y ponlos en algún recipiente hondo o charolita para horno, y vacía todo el caramelo encima de los duraznos. Mete al horno por unos 15 minutos a 170ºC o hasta que los duraznos estén suaves.
    Si los haces al grill, usa la brocha sólo para esparcir el caramelo en los duraznos partidos a la mitad, el caramelo sólo va en la parte de adentro. Y ponlos en el grill muy caliente, boca abajo para que se marquen y se doren rico.
  4. Sirve los duraznos calientitos, con una bola del helado encima y praliné espolvoreado por todo el plato. ¡Disfruta!

**Les recomiendo hacer el helado y usarlo inmediato.

 

Nunca se rindan, para aprender a andar en bicicleta cómodamente hay que frustrarse y desesperarse pero también en el proceso hay duraznos gigantes y jugosos.
Enjoy the ride, con todo y todo.
Con mucho amor, alcachofffa.

Deja un comentario