Ensalada Iron-rich de lentejas

¡Hoy tuve una mañana dificil!
Fue de esos días del mes… no siempre me pega tan fuerte pero a veces si y me afecta no sólo físicamente si no emocionalmente también.

Muchas veces me da cólico intenso cuando comí mal durante un mes (muchos procesados etc)
No tiene nada de malo hablar de esto y de hecho creo que a más de una nos pasa.
Desde hace tiempo aprendí que hay varias cosas que puedo hacer para solucionar esos malestares o para calmar esas emociones (no callarlas si no, entenderlas y lidiar con ellas de la mejor manera).
La verdad es que ya las pastillas y medicamentos para mi, al menos en estos casos, son cosa del pasado y uso a los alimentos como aliados. Aquí es donde realmente mi comida se vuelve medicina.
Es padrísimo e inmediatamente tu cuerpo y tu espíritu lo agradecen.
Algunas de las cosas que hago para sentirme mejor es:
– tomar mucha agua
– respirar y llevármela leve
– tomar tesitos de cúrcuma como la golden milk pero si hace calor, me hago un golden milk smoothie, la cúrcuma es mi ibuprofeno y de verdad, me calma al instante.
– Comer ligero, nada de procesados, fritos… etc. lo más natural, entero y fresco posible
– Comer alimentos altos en hierro, y esto es súper importante especialmente cuando tu periodo es abundante.
 
y bueno, por eso,,, hice este platillo que me encanta porque cumple con todos los requisitos. Es fácil de hacer, rápido, calma el hambre, es ligero, y está super cargado con hierro.
 
Hay dos tipos de hierro: hemo y no hemo.
El hierro hemo lo conseguimos de los productos animales mientras que el no hemo proviene de fuentes vegetales.
El hemo lo absorbemos más facilmente pero no por mucho…
Además siempre hay que ver “the big picture”, el paisaje completo…
en base a esa perspectiva, elijo obtener mi hierro de fuentes vegetales que vienen cargadas con muchas cosas más (todas benéficas) pero vigilando que mi cuerpo si lo absorba correctamente.
Al consumir vitamina C me aseguro que la absorción del hierro se incremente hasta un 30%
De ahí nace entonces, acompañar siempre mis espinacas, lentejas, frijoles, etc con vitamina C que puede ser toronja, limón, naranja, kiwi, o brócoli.
No lo tienes que hacer en la misma comida, pero si lo haces, al menos ya no se te olvida durante el día y en un mismo plato obtienes todo lo que necesitas.
 
Y como no les estoy dejando ninguna referencia ni estudio científico les recomiendo y pido que vayan ustedes mismos a leer toda esta info y siempre siempre corroborar para poder crear un criterio.
No vayan por la vida creyendo las palabras que suenan inteligentes.
 
Les dejo la receta.
mucho amor siempre, Alcachofa.
 

por pasos:

 
1. A mi me gusta esta ensalada con lentejas amarillas o rojas. Este tipo de lentejas se cocinan más rápido. Las puedes dejar remojando una hora o dos. Luego, escurre el agua y ponlas a cocer.
 
2. Luego, por separado, blanquea los vegetales o ponlos a “escaldar” esto quiere decir que primero vas a hervir agua. Ya que esté hirviendo, sumerges los vegetales solamente por 3 minutos e inmediatamente las pasas, a un contenedor con agua helada. Siempre ten las dos cosas listas. La olla con agua hirviendo, un bowl grande con agua helada (puedes usar hielos) y unas pinzas o espumadera para pasar las verduras al bowl.
 
3. Entonces, blanquea o escalda, los ejotes y los floretes de brócoli. Aparte, Prepara la espinaca, un poco de aguacate, limón en rodajas y pimiento morrón del color que tu quieras.
 
4. Sirve todo junto, y adereza con jugo de limón un poco de sal y pimienta negra.
 
5. Si quieres acompañar con tofu, puedes hacerlo, sellándolo en un sartén.
 
6. Sirve con brotes o alfalfa, ajonjolí y semillas de girasol. ¡Listo!
 

Deja un comentario