SandíaSellada

Una de las cosas que descubres cuando tu alimentación es vegana, basada en plantas, es que los ingredientes, no son sólo lo que es. 
No son sólo lo que estabas acostumbrado.

Es algo mágico, jaja para mi al menos lo fue. 
Descubrir nuevas texturas, nuevas combinaciones de sabores.
Descubrir algo que te encanta, un platillo nuevo con ingredientes convencionales y que no habías descubierto antes es de las mejores cosas que hay. ¿Apoco no?

Así fue cuando probé esta sandía así… sellada. 
porque hay mil maneras de preparar ensaladas con sandía y son deliciosas pero la verdad nunca había probado hacerlo así y WOW. de verdad WOW. 
van a AMAR esta ensalada… no lo digo así nomás. 

Háganla tal cual les digo, porque vale la pena probarla pero luego atrévanse a experimentar. 
Siempre experimenten. 
No todo es sólo lo que parece. Las cosas, como los ingredientes no tienen que quedarse como siempre. 
Abramos los ojos, a nuevos hábitos, a nuevas tradiciones, a la evolución de nuestra mente y nuestro corazón. Siempre hay algo más que podamos hacer. 

Con mucho amor siempre, alcachofffa. 

PARA LA SANDÍA. 
1. Corta la sandía como más se te acomode. Con el fin de que al final queden trozos rectangulares como con 4-5 cm de grosor. También puedes hacerlo en cubitos si prefieres. 

2. Acomoda unas servilletas o papel absorbente en un plato y pon encima los trozos de sandía. 

3. Espolvorea un poco de sal con fitoplancton (don’t panic) aquí la encuentran. Es un producto mexicano, con muchísimas propiedades y TODO el sabor del mar. Se las recomiendo MIL pero si no la tienen, usen sal ahumada o sal negra. 

4. Pon el plato con las servilletas y la sandía en el refri por una noche completa. Así destapada. Generalmente yo nunca pongo nada en el refri destapado y se los digo como tip, mejor siempre pongan las cosas tapadas en el refri. Duran más y hay menos bacterias en tu refri. PERO esta vez es importante hacerlo así porque queremos que la sandía se deshidrate y se seque un poco. 

5. Al día siguiente, vas a ver que la sandía ya habrá perdido mucha agua y habrá dejado de ser un bloquesito duro y jugoso jaja para que ser un bloquesito aguadito flexible, aún jugoso y sabroso. 

6. Calienta un sartén y usa un poco de aceite de aguacate. Ya que esté super caliente, con mucho cuidado pon los trozos de la sandía para que se sellen. Ten cuidado porque puede salpicar un poco. Trata de hacerlo por partes, para que cada trozo de sandía tenga espacio en el sartén. Mientras que se va sellando, vierte un poco de vinagre balsámico encima de cada trozo.  Ya que esté sellado por un lado, lo vas a saber por el olor y color. Voltéalos para sellar por el otro lado. 

7. Deja que selle por completo y que se forme una costrita doradita por ambos lados. Cuando estén listos, pon cada trozo en una rejilla como para galletas.

o sirve de inmediato, así caliente sobre la ensalada. 

PARA LA ENSALADA:

1. Lava y seca el manojo de arúgula.  Yo no le quito los cabitos porque saben deliciosos. 

2. Corta el aguacate en cubitos y sazónalos con un poco de aceite de oliva sal y pimienta negra. 

3. Acomoda en el plato la arúgula, los cubitos de aguacate, la sandía y un poco de queso fresco de almendra. Puedes aprender a prepararlo fácilmente AQUÍ.

4. ¡Listo! así de sencillo y delicioso. 
También puedes agregar nuez o semilla de girasol tostada. 

Deja un comentario