YAQUITA PIBIL

,Yo viví en la Riviera Maya cuando tenía 19-20 años.
Fue de las mejores experiencias de mi vida en muchos muchos aspectos. Pero recuerdo muy bien una cosa, ¿saben qué es? seguramente si, ya me conocen…

¡LA COMIDA!

Viniendo de el norte norte y yendo hasta el otro extremo del país, la comida por supuesto que cambió radicalmente y yo entré en shock culinario. Comí de TODO.
(En ese entonces no era vegana)

Recuerdo muy bien todas las cosas que comí y probé y viajé y pude moverme a los alrededores. Y cuando fui a Yucatán pos ¿qué creen que probé? ajá, pos si, ¿qué más?

Mi mente fue como: pumpumpum chikabum pas pas rampampam! Con el sabor del achiote, más lo dulce de la naranja, más lo acidito de las cebollitas encurtidas… totalmente nuevo para mi y el sabor que aporta la hoja de plátano en ese tipo de cocción.

No es fácil recrear un platillo de un lugar, estando en otro. Simple y sencillamente porque el hecho de que un producto haya nacido o haya sido creado en un lugar en especial, es por los ingredientes que se tienen más fácilmente a la mano y de mayor calidad… Además de que la técnica (por ejemplo, de la cochinita pibil), la llevan aprendiendo, la gente local, por años y años, y la pasan de generación en generación y eso, amigos míos, es lo hermoso de la gastronomía y el poder viajar.
Por eso la comida comunica tanto sobre una ciudad, una región, un pueblo o un país.

Habiendo dicho esto, eso no quiere decir que no podamos transportarnos a un lugar al tratar de preparar algún platillo de ahí. Y tenemos tantos ingredientes a la mano, que cómo no aprovecharlos.

Es la tercera vez, desde que soy vegana, que intento recrear la marinada. Siento que no había dado con las cantidades exactas, pero esta vez uf! quedó impactante de deliciosa.
La usé para marinar yaca pero también pueden usar setas.
Yo no usé hoja de plátano para la cocción, porque en realidad esa técnica funciona mejor para la carne, para protegerla y que la cocción sea lenta y la carne suavesita.
¡Eso si! No se les olvide preparar las cebollitas también, es clave del platillo.

con muchisisisimo amor, alcachofffa.

INGREDIENTES

2 T de yaca deshidratada

1/2 T de pasta de achiote, yo usé achiote en polvo que compré en estado natural

1/2 T- 1 T de jugo de naranja recién exprimido

2 dientes de ajo o 1 cda de ajo en polvo

1 cdita de orégano seco

1 1/2 cdita de vinagre blanco, o usa de manzana si no tienes blanco

pimienta negra

sal

 

para la cebollita:

1/2 cebolla morada

5 limones

sal, orégano y pimienta

 

INSTRUCCIONES

primero, hidrata la yaca. Ponla en una olla con agua hirviendo y deja hervir de 10-15 minutos. El agua debe ser suficiente para cubrir la yaca. Vas a ver cómo la yaca duplica su tamaño cuando se hidrata y va quedando lista así que usa una olla grandesita para que no te falte espacio.

Mientras tanto, pon todos los ingredientes de la marinada en una licuadora o procesador de alimentos. Licúa hasta que todo se incorpore.

Una vez lista la yaca, cuela para quitar el agua y ponla en un bowl. Luego agrega la salsa de la marinada encima y deja marinar por 10 minutos.

Vacía todo a un sartén a fuego medio y mezcla.

 

Deja cocer hasta que la salsita se absorba. Puedes tapar el sartén para que la cocción sea aun más lenta. Mezcla de vez en cuando.

Mientras tanto prepara las cebollitas. Yo usé la receta de mi amiga Karla de @pizcadesabor

básicamente fileteas la cebollita morada, y agregas agua hirviendo por unos 10 minutos. Cuando veas que se tornan suaves, escurre el agua y agrega bastante jugo de limón, oregano, un poco de sal y pimienta negra. Mezcla y úsalas para acompañar los tacos.

Sirve en tortillita de maíz, con las cebollitas, cilantro fresco y limón.

 

Deja un comentario